Se recrea una historia de amor de la reina Isabel I de Inglaterra

Publicado por: P.Argenter Leído 6.204 veces.

Añadir nueva noticia

(Recreaciones históricas) Londres: (Mayo)-
Una de las historias de amor que vivió la “reina virgen” de Inglaterra será recreadas públicamente desde el mes de mayo. En el jardín del Castillo Kenilworth (Warwickshire) se ha preparado todo para recrear este pasaje de la vida íntima de la reina inglesa con el primer conde de Leicester, Robert Dudley (1532-1588) uno de sus famosos amantes.



Patrimonio Nacional de Inglaterra abrió al público a primeros de mayo, para dar una representación ambientada en aquella época.



Dudley fue uno de los hombres más poderosos y encantadores de la corte de Isabel I. Se conocían desde niños y juntos pasaron una cautividad cuando la reina Maria I de Inglaterra, hermanastra de Isabel- decidió encarcelar a los Tudor que no eran católicos-, y sobre todo a Isabel, la hija de la mujer que le quitó a su madre del trono inglés. De jóvenes se enamoraron profundamente, y aunque Isabel no quiso nunca casarse, Dudley fue durante muchos años su amante.



La historia comienza en 1560, cuando Dudley, habiendo muerto su esposa, fue acusado de haberla querido matar para casarse con la reina. Aquello fue un escándalo, sobre todo cuando ella murió, Dudley estaba con la reina en otra ciudad y no con su mujer. En 1575, Dudley decidió pedir clemencia a la reina Isabel y la invitó a su casa para que pasara con él unos días, lo cual la reina solo permaneció con él diecinueve días. Dudley preparó en los jardines de su casa una fiesta de mascaras con actores – muy acorde con la época- para hacer que la reina le ayudará y pedirle que se casará con él, pero la reina no le aceptó, abandonando a Dudley. Aquello marcó a Dudley y durante un tiempo estuvieron enemistados.



Intento casarse en 1578 con Leticia Knollys, condesa viuda de Essex, la hija de un primo de la reina, pero fue nuevamente alertado por la reina de que si llegara a casarse sería desterrado en nombre del tribunal real de Inglaterra, y así ocurrió, Dudley desoyó la advertencia real y se casó. Poco tiempo después fue desterrado de su corte. Se volvieron a reconciliar y en 1585 la reina le otorgó una expedición contra España en los Países Bajos y nombrándole comandante. La campaña no fue un éxito y volvió a enemistarse con la reina. Volviéndose a reconciliar la reina le nombro lugarteniente general de las fuerzas para luchar contra la armada española.



Cuando Dudley murió el 4 de septiembre de 1588, la reina se apenó mucho por su muerte, lo que hizo que durante un tiempo la reina no se quisiera acostar con sus amantes, cerrándoles sus apartamentos personales.



Ahora son los jardines del castillo derruido de Dudley, Kenilworth en Warwichshire, el lugar elegido para volver recrear aquella la noche en que los dos amantes vivieron su particular fiesta del amor. Patrimonio Nacional ha costeado 2,10 millones de libras esterlinas para dar vida a este pasaje de la vida de la reina Isabel I. Se ha restaurado los jardines de Dudley y se han ambientado en el momento que ocurrió los hechos. ¡Es un atractivo más para los muchos visitantes y turistas que visiten Inglaterra! Aclaró la doctora Jackson de Patrimonio Nacional de Inglaterra . ¿Se imaginan si la reina hubiera aceptado a Dudley y le hubiera convertido en su príncipe consorte? ¡La historia de Inglaterra hubiera cambiado!, acabó diciendo Jackson.



Publicado por: P.Argenter Leído 6.204 veces.

comentar noticia