EN BUSCA DE UN NAUFRAGIO FRANCES DEL SIGLO XVI EN AGUAS DE FLORIDA

Publicado por: P.Argenter Leído 1.024 veces.

Añadir nueva noticia

Un grupo de arqueólogos subacuáticos están buscando indicios de una flota francesa hundida entre los días 10 y 13 de septiembre de 1565 durante un huracán, cerca de San Agustín (al noroeste de Florida).



El grupo de galeones comandados por el navegante francés Jean Ribault (1520-1565), llegaron a la costa de Florida enviados por el rey Carlos para encontrar un nuevo refugio en una nueva colonia para centenares de hugonotes. Junto a Ribault viajaban 150 colonos franceses. La flota se dirigía cerca de la desembocadura del río Saint John en la actual Jacksonville.



Según el jefe de la expedición, John de Bry: “Los sobrevivientes al huracán, murieron de hambre, deshidratados o a manos de los españoles que al hallarlos, fueron asesinados brutalmente”. Los españoles católicos eran dirigidos por el almirante español, Pedro Menéndez de Avilés “El Adelantado” (1519-1574), encargado de actuar en nombre del rey Felipe II y remediar para que los franceses no se estableciesen allí.



Bry es el director del centro de arqueología histórica de Melbourne.
“A pesar de los 443 años que han pasado, tenemos la ilusión y el deber de encontrarlos. El buque insignia era “La Trinite” y espero dar con él”.



Ante la pregunta de como eran los últimos momentos vividos de la tripulación y de los colonos, De Bry contestó:
“Junto a los franceses llegaron al tiempo los españoles con su flota para cerrarlos el paso, a 80 millas al norte de la playa de Daytona. A causa de la tormenta se dividieron. Los franceses viraron al sur y los españoles fueron detrás de ellos. “La Trinite”era un galeón de 32 cañones que se colocó en la parte de la costa, al norte del cabo Cañaveral. Los demás buques con 29 cañones, como el “Emerillon” fueron destrozados a lo largo de la costa por el huracán. Los que pudieron salvarse, nadaron y llegaron a la costa. Allí fueron perseguidos durante semanas por los españoles, acabando en una masacre. Sabemos que 250 franceses se rindieron a los españoles nada más comenzar. Desarmados y atados acabaron siendo asesinados. Ribault murió en la playa con sus hombres el 12 de octubre. Su barba pelirroja fue enviado como tributo al rey español, Felipe II. Unos 200 franceses se negaron a rendirse y huyeron hacia el sur del cabo Cañameral. Algunos de ellos fueron rescatados por la “Trinite”. Construyeron una especie de fortaleza cerca de la playa. Pero Menéndez dio con ellos en noviembre, haciéndolos prisioneros. Algunos de ellos se escaparon huyendo hacia el interior para salvarse.


A la pregunta de si quedan restos, De Bry contestó:
”Se pudieron recuperar algunos artefactos que se han estudiado. Al verlos, nos supuso viajar en el tiempo”, acabó diciendo.



Menéndez de Avilés, natural de Avilés (Asturias) empezó como corsario protector de España contra los ataques de franceses y piratas en aguas del Cantábrico. Fue el primer gobernador de Florida, fundador de la ciudad de San Agustín en 1565 y gobernador de Cuba entre 1567 y 1574. Morirá en Cantabria en 1574.



Publicado por: P.Argenter Leído 1.024 veces.

comentar noticia