GOYA & LA DUQUESA DE ALBA
Francisco José Goya y Lucientes

Publicado por: P.Argenter Leído 68.785 veces.

Añadir nueva noticia

Francisco José Goya y Lucientes- Pintor y grabador español (1746-1828)

Uno de nuestros artistas más importantes de la pintura española y universal es objeto nuevamente de una película por el director norteamericano Milos Forman. En vida, Francisco Goya tuvo una buena relación con la duquesa de Alba de entonces, una mujer de gran belleza y de gran sensualidad. Queremos describir un poco la relación que tuvieron estos dos grandes personajes de nuestra historia.

Goya nace en Fuendetodos (Zaragoza) el 30 de marzo de 1746. Tras trasladarse a vivir a Madrid, empieza su andadura dentro de la corte española, pintando para los cortesanos y así llegaría a conocer a los reyes de España, Carlos IV y Fernando VII . No tan solo contó con la aprobación de la corte, también del pueblo madrileño con los que se deleitó en sus grabados.

Un buen día, la duquesa de Alba quería ser retratada por el pintor de moda de entonces. Dicen que se conocieron durante una cena de cortesanos en 1786 y que Goya quedó prendado de ella nada más verla.





María del Pilar Cayetana de Silva-Álvarez de Toledo (1762-1802) Pintada por Goya en 1795. Este óleo sobre lienzo hace 194 x 130 cm. Pertenece a la colección particular de la actual duquesa de Alba, Cayetana Fritz James-Stuart.

Éste fue el primer retrato de la duquesa realizado por Goya, de los muchos que le realizó en vida.


La duquesa nace en Madrid el día 10 de junio de 1762 en el seno de una familia de rancio abolengo español, entre una de las pocas familias de Grandes de España y de las pocas elegidas por los reyes españoles para su círculo personal. Adinerados y con un gran patrimonio, los Alba lo tenían todo, sobre todo una gran posición social en la corte de los Borbones. Cayetana (como se la conocía) era hija del décimo duque de Huéscar y nieta y heredera por parte de su madre, del duodécimo duque de Alba. Cayetana lo tuvo todo en esta vida y sobre todo prestigio como cortesana y muy conocida por sus grandes fiestas. De muy joven se casó con José Álvarez de Toledo y Gonzaga -un primo suyo- noveno marqués de Villafranca y duque de Medina Sidonia, una de las familias más antiguas del reino de Castilla; también con una gran fortuna. Heredó de muy joven el título de duquesa de Alba, convirtiéndose en la decimotercera duquesa de su linaje. Pero a Cayetana la vida de esposa fiel y casera no era para ella. Necesitaba disfrutar de la vida y de su posición. Llegó a entrar en las intrigas reales, prestando ayuda a la reina María Luisa y la amante de ésta, el primer ministro, Godoy. Conocidísima como protectora de artistas y actores, también disfrutó de los placeres de la vida, como ser amante de personajes muy importantes de la política y la sociedad de la Ilustración.

La relación entre el pintor y la duquesa comenzó certeramente gracias a dos posibilidades, una a la duquesa de Osuna, que por entonces le acababan de retratar junto a su familia y la segunda a la intervención de la madre de Cayetana, en 1786, la cual se había casado con el conde de Fuentes, uno de los protectores de Goya. Tras conocerse, se interesó la duquesa por ser retratada por Goya. A partir de entonces, la relación entre ambos se hizo patente. Ante las muchas especulaciones sobre su relación sentimental que llegó a ser tumultuosa y criticada entre los cortesanos de entonces; lo único que podemos decir que si la relación existió, no duraría tanto como se llegó a contar, aunque los estudiosos de Goya, participan en decir que no pudiera llegar a realizar ni tan si quiera . Al principio, Goya obtuvo la gracia de los duques de Alba y especialmente de Cayetana que ordenó instalar al pintor en una de las mejores habitaciones de su palacio madrileño . También pasará largas temporadas y veranos en el palacio de los duques de Alba en Piedrahíta (Ávila).

Incluso se llegó a decir que fue la misma Cayetana que solicitó a su esposo, chambelán de Carlos IV, que se hiciera el principal mecenas del artista.

Al morir el esposo de Cayetana de Alba en 1796, el pintor acompañará a la duquesa a Sanlúcar de Barrameda, un hecho que escandalizó a la corte de Carlos IV. Se escribió mucho sobre este acto y mucho se critico en su tiempo. ¿Pero realmente llegaron a ser amantes o solamente fueron buenos amigos? . En Sanlúcar, Goya comenzará a dibujar que acabaría ser plasmados en su “Álbum de Sanlúcar”. En sus dibujos aparece la duquesa junto a su hija adoptiva, María de la Luz; una niña de ascendencia africana. La duquesa no pudo tener hijos legítimos con el duque de Alba por lo que ambos adoptaron a esta niña que tanto sale dibujada junto a ella en el álbum de Sanlúcar.

Ya viuda y de regreso a Madrid, la relación de ambos contínuo. La obsesión de ambos por estar juntos siguió patente, sobre todo en las siguientes pinturas del artista. Los lienzos de “La maja desnuda” y “La maja vestida” fueron muy significantes. Poco o muy poco se sabe si realmente la joven que posó para ambos lienzos fue la duquesa de Alba, aunque sea la cara de la modelo la misma de la duquesa. Durante el inventario realizado sobre los bienes incautados por el primer ministro de Carlos IV, Godoy, parece ser que debieron ser de Cayetana de Alba, visto que el político estaba tan obsesionado por ella que logró reunir todos los retratos de Goya en la que ella salió. Godoy, que aunque fue el amante de la reina María Luisa de Parma, fue un incondicional de la duquesa de Alba.

El 23 de julio de 1802 murió la duquesa Cayetana. Tan sólo tenía 40 años de edad. También mucho se ha especulado de su muerte, llegando a pensar que fuera asesinada. Pero también es cierto que en los últimos años de vida la duquesa no gozaba de buena salud.

Goya murió en Burdeos, Francia, el 15 de abril de 1828 a los 82 años de edad.




”La Maja Vestida” de Goya.





Publicado por: P.Argenter Leído 68.785 veces.

comentar noticia