Cazadores de la Atlántida. Mentiras, Engaños y Acusaciones contra Platón.

Publicado por: Scientific Atlantology International Society (SAIS) Leído 5.137 veces.

Añadir nueva noticia

El concepto del Mediterráneo en Platón y confirmación de los Pilares de Hércules en Gibraltar.



Georgeos Díaz-Montexano (2004)



Muchos buscadores de Atlantis siguen aún intentado sembrar el germen de la incertidumbre y la confusión entre los estudiosos de la Atlantis de Platón, acudiendo a argumentos insostenibles e infundamentados como que Platón se equivocó en sus informaciones o falsificó los hechos, aunque en ocasiones acusan a Solón (uno de los siete sabios de Athenas) o a los sacerdotes egipcios que contaron la historia a Solón. Los "cazadores de Atlantis" que actúan de esta manera son - precisamente - los mismos que intentan convencernos de que Atlantis se hallaba en otros lugares distintos al que describe Platón en el Timaeus y el Critias y que es justamente ante la boca del estrecho de Gibraltar, junto a Gadeira, entre Iberia y Marruecos.


La mayoría de los autores que están empeñados en re-localizar a la Atlántida en otros lugares del mundo como la India, Chipre o en Israel, afirman categóricamente que Platón o Solón, cometieron errores y se equivocaron en todos los topónimos o nombres de lugares geográficos... Por desgracia, éste es el camino más fácil, además del único que les queda a todos los que quieren re-ubicar a la Isla-Península Atlántica o de Atlantis allí donde más les apetece. Estos "caza-Atlantis" afirman que Platón se equivocó (o engañó deliberadamente) y que Atlantis en realidad se hallaba en Chipre, en la Isla de Malta, en la Isla de Cerdeña, en el Mar del Norte, en Israel o Península del Sinaí, en Arabia, en varios puntos de América, en Indonesia o incluso en el Pacífico.



Ellos actúan de esta forma vejatoria contra Platón o Solón porque no les queda más remedio, pues la única manera posible de poder convencer a la comunidad científica intelectual de que Atlantis se hallaba en alguno de esos puntos, es argumentando que Platón (o Solón) se equivocó en casi todo o era un farsante que engañó a todos sus discípulos y lectores (y a toda la humanidad); y justamente, el primer paso es intentar convencer a todo el mundo que cuando Platón menciona los Pilares de Hércules no está hablando de los Pilares de Hércules del actual estrecho de Gibraltar sino de otros que estarían en Dardanelos, o en la entrada del Mar Muerto, o quizás en el Mar Negro, o talvez en las Islas Británicas, o porque no, en el mismo Océano Índico. Por supuesto que estos "caza-Atlantis" nunca consideran la mención exacta y detallada que hace Platón de la región donde se hallaban estos Pilares de Hércules, porque no les conviene, ya que el nombre que da Platón a la región de Atlantis donde se hallaban los Pilares de Hércules es Gadeira, o sea, Cádiz, y esto sitúa - incuestionablemente - a los Pilares de Hércules en Gibraltar, además de identificar a la isla o península Atlantis con la península Iberia.



Durante muchos años he tenido que soportar mucha tensión, acoso y hasta vejaciones, en algunos foros de Internet, porque hay gente que parece no estar dispuesta a ceder jamás (ni siquiera un ápice) antes las evidencias objetivas ni ante los hechos que son indiscutibles, cuando estas evidencias y estos hechos contradicen sus creencias "quasi religiôsâs", y cuando uno tropieza con esta clase de personas, es como si tropezara con toda una legión de lobos salvajes dispuestos a devorarnos hasta el último hueso. Creo que no hay nada más frustrante que comprobar como es que existen personas que a pesar de ver que hay datos objetivos que falsean sus creencias o sus hipótesis no son capaces (por mero orgullo) de aceptar las nuevas evidencias. Es algo verdaderamente triste, sobre todo para un investigador cuyo único interés sea buscar la verdad, sea cual sea y caiga quien caiga.



Cansado de tantas falacias, manipulaciones y engaños y de ver como intentan desacreditar a uno de los seres humanos más grandes y sabios que ha dado la humanidad, Platón (el mismo que incluso hasta los propios Cristianos llamaban el Divino), es que he decidido emprender una "cruzada intelectual" (constructiva, nunca destructiva) contra todos los "caza-Atlantis" que usan como base fundamental o "fundamentalista" (según los casos) el argumento del "error o de el engaño de Platón". Me he comprometido a descartar a todos estos autores, y demostrar que no ha sido Platón ni Solón los que cometieron errores o engaños tan graves sino los que han venido detrás, después de Platón, queriendo re-interpretar a Platón, según sus propias conveniencias, creencias e intereses, y por supuesto, entre ellos, muchos traductores, fundamentalmente los más conocidos, que son ingleses, norteamericanos y franceses de los últimos dos siglos, pues el resto de las traducciones conocidas, en la mayoría de los países (incluida Grecia), son copias de las traducciones anglo-norteamericanas.



La base fundamental en la que descansan todos estos "caza-Atlantis" que recurren a la descalificación de Platón (y de todo el que se cruce en sus caminos) es la ignorancia. En efecto, la mayoría (no todos) son unos auténticos ignorantes de los textos de Platón. Algunos ni siquiera han leído bien los textos de Platón, porque incluso hasta leyendo la peor de las traducciones que existe, sería difícil atreverse a buscar Atlantis en otro lugar que no fuera cerca de Gibraltar y Gadeira, y cerca de las costas Atlánticas de Iberia y Marruecos. Otros "caza-Atlantis" son personas que piensan que simplemente siguiendo alguna de las más conocidas traducciones del Timaeus y el Critias, de los dos últimos siglos (ya sean inglesas, alemanas o francesas) es más que suficiente para buscar Atlantis, pero esto es un grave error. Un verdadero científico siempre acudiría a las fuentes primarias.



Todo el que haya estudiado historia o arqueología conoce muy bien de que estoy hablando. La importancia de acudir a las fuentes primarias es verdaderamente crucial, principalmente cuando nos enfrentamos a un tema tan difícil y polémico como ha sido (y será todavía) la investigación de la Atlantis de Platón. Los "caza-Atlantis" que creen en otras localizaciones de Atlantis distintas a la que ofrece Platón, y que además no saben leer griego clásico o latín, como es lógico, intentan desacreditar a quien acude a las fuentes primarias, es decir, a los textos más antiguos conocidos del Timaeus y el Critias, escritos en griego y latín, como es mi caso. Se burlan de quienes trabajamos con las fuentes primarias, o intentan restar méritos a nuestros logros con comentarios despectivos, irónicos, tendenciosos, o sencillamente mediante el desprecio o la condena al ostracismo y al exilio intelectual. Pero - a pesar de todo - debemos seguir trabajando... Así pues, vayamos a los hechos.



A continuación demostraré como Platón cuando estaba hablando de los Pilares de Hércules que estaban dentro de la región de Gadeira (Cádiz), de la isla o península de Atlantis (Iberia), estaba pensando en los mismos Pilares de Hércules del actual estrecho de Gibraltar y no en otros como sostienen los "caza-Atlantis" que se basan en al indigno argumento "del error o del engaño de Platón".



La evidencia fuerte la he encontrado justamente en otra referencia a los Pilares de Hércules que aparece en otro de los diálogos de la "Opera Omnia" de Platón. Me refiero a la sección comprendida entre 109a y 109b del Phaidôn (Phaedo). En este fragmento - que analizaremos a continuación - Platón está describiendo toda la cuenca del mar Mediterráneo hasta el Mar Negro, y justamente usa como límites extremos, Este-Oeste, al río Phasis, situado hacia el extremo Este de Europa, en los confines del Mar Negro1, y los Pilares de Hércules para señalar el extremo Oeste. Veamos el fragmento.



Cita:



"... (109ª) eti toinun, ephê, pammega ti einai auto, kai hêmas oikein [109b] tous mechri Hêrakleiôn stêlôn (109b) apo Phasidos en smikrôi tini moriôi, hôsper peri telma murmêkas ê batrachous peri tên thalattan oikountas, kai allous allothi pollous en polloisi toioutois topois oikein..." (Platón. Phaedos, 109a-109b)



"... creo que todo (el mundo 2) es inmenso y nosotros habitamos desde (el río 3) Phasis hasta los pilares de Hércules sobre una parte pequeña, viviendo alrededor del mar como hormigas o ranas en torno a una charca... " Platón Phaedos, 109a-109b. Traducción: Georgeos Díaz-Montexano, 2000)



Se trata de una evidencia incuestionable. Platón sabía perfectamente que desde varios siglos antes, incluso desde antes de Solón, todos los intelectuales griegos y hombres de mar, ubicaban a los Pilares de Hércules entre Iberia y Libya, junto a Gadeira, donde hoy se encuentra el estrecho de Gibraltar. Tanto el nombre de las Columnas de Hércules (como denominación del estrecho de Gibraltar) como el nombre del brazo de mar o pelagos del Atlántico (actual Golfo de Cádiz) ya eran conocidos por los griegos desde antes de los tiempos de Solón. Stesíchoros escribió sus obras poco antes de la visita de Solón a Sais y ya describe al "piélago del Atlántico" con el mismo término usado por Platón mucho después, y lo mismo puede decirse de otros autores como Ephicarmos, Íbycos, Exkylas y Pherekydês, mientras que antes de Platón, Eurípides, Píndaro y el mismo Heródoto ya mencionan al Atlántico y a las Columnas de Hércules junto a Gadeira o Cádiz.



El simbolismo que usa Platón para confinar los límites del Mediterráneo de Este a Oeste es una evidencia poderosa, porque si el río Phasis era el extremo conocido de los mares interiores de Europa, el límite que dividía Europa de Asia 4, pues los Pilares de Hércules eran el extremo Occidental del mundo conocido. Pues el punto más extremo del mar interior o Mediterráneo hacia el occidente fue sin dudas el estrecho de Gibraltar.



Es absurdo pensar que Platón - cuando describía la posición exacta de Atlantis junto a los Pilares de Hércules y la región de Gadeira - estaba pensando en unos Pilares de Hércules situados en el extremo Este, en el Mar Negro, o incluso en el estrecho de Dardanelos...



1º. Primero, porque en los límites orientales no sitúa a ningunos pilares sino al río Phasis (como era la costumbre), situado en el Mar Negro.



2º. Segundo, porque ya desde mucho antes de Platón se identificaba a los Pilares de Hércules con el estrecho que hoy conocemos como Gibraltar, incluso poco tiempo antes de Platón, Herodotos también ubicaba a los Pilares de Hércules - sin ninguna duda - en el mismo estrecho de Gibraltar.



3º. Tercero, porque Platón ubica a los Pilares de Hércules junto al Atlántico.



4º. Cuarto porque Platón afirma que la región de Atlantis donde se hallaban situado los Pilares de Hércules se llamaba Gadeira, o sea, la actual región de Cádiz, en España.



Por otra parte, el contexto analizado del Phaedos 109a-b, cuando describe al mar interior como una charca (en comparación con el resto de los mares que rodean al mundo) coincide con el fragmento del Timaeus donde Platón habla del interior de las Columnas de Hércules, o Mar mediterráneo, como si fuera poco más "que un golfo (o puerto) con una estrecha embocadura" (Gibraltar).



Las comparaciones geográficas entre lugares parecidos a los que describe Platón no tienen -ni tendrá jamás- ninguna base sólida digna de ser considerada como seria o rigurosa sino se ajustan a las correctas identificaciones de nombres de lugares geográficos ofrecidos por Platón. Islas y penínsulas existen en todos los rincones de la tierra; grandes llanuras rodeadas de montañas, estrechos, golfos o brazos de mar, áreas mineras, y hasta zonas sísmicas con posibilidades o huellas de antiguos terremotos y tsunamis existen por casi todo el planeta, pero la cuestión sigue siendo que, el único lugar de la tierra donde se reúnen todas esas características con los nombres o topónimos que ofrece Platón (referenciados por otros autores antiguos anteriores y posteriores) sigue siendo entre la península de Iberia y el noroeste de Marruecos, con el estrecho de Gibraltar como eje central.



Después de todas estas abrumadoras evidencias, me pregunto: ¿seguirán los "caza-Atlantis" que usan el indigno método de acusar a Platón de farsante (o de tonto), presionando a los estudiosos y a los aficionados con sus falsas e infundamentadas hipótesis de que los Pilares de Hércules estaban en otros lugares del Mundo?. Lamentablemente, temo que seguirán haciéndolo, y por desgracia para el avance de la ciencia histórica, durante mucho tiempo. Vivimos en un imperio de incertidumbre y confusión, en la dictadura del corporativismo y el sectarismo, y el que no está dentro, pues se quedará afuera. Esa es la triste, pero dura realidad.





NOTAS:



1. Phasis: un río en la Cólquide hacia el estremo Este del Ponto o Mar Negro; límite de Europa y Asia. (¿acaso el actual río Rion?)



2. En esta posición no aparece ninguna palabra greiga para "tierra". Sin embargo, la tierra (como planeta o Gaia) es mencionada en tan solo unos párrafos anteriores, los traductores que me han precedido han creído oportuno incluir la palabra "tierra" en sus traducciones. Mi intención es siempre intentar ser lo más fiel posible a los textos originales o fuentes primarias, pero en este caso he creído necesario incluirla la palabra "mundo", aunque fuera entre paréntesis para facilitar un poco la comprensión del pasaje.



3. En el texto base no aparece la palabra "río". Sencillamente se asume. Como si dijéramos, el (río) Betis".



4. Herodotos nombra también al río Phasis como un límite de Europa y Asia (Herodotos 4.45.1)





Publicado por: Scientific Atlantology International Society (SAIS) Leído 5.137 veces.

comentar noticia