CATALINA DE ARAGON
Una reina católica y el nacimiento de la iglesia anglicana

Publicado por: P.Argenter Leído 67.968 veces.

Añadir nueva noticia



Catalina de Aragón y Trastamara de Castilla- Infanta de Aragón y Castilla.(1478-1536)


Una reina española se enfrentó a los dictámenes del rey, cuando su esposo Enrique VIII decidió divorciarse de ella en contra del consentimiento del Papa y dividiendo a la población inglesa en dos bandos, los que seguían admitiendo ser católicos, la fe cristiana heredera de Cristo y los que defendían a su rey, un rey que quiso cambiar de religión a causa de una amante y de la falta de un hijo varón sano que le pudiera suceder en el futuro. Así nació el anglicanismo.


Catalina de Aragón y Trastamara de Castilla, la hija pequeña de los reyes católicos de la nueva España, nace en Alcalá de Henares, el 16 de diciembre de 1485. Criada como hija de reyes, se educó entre Alcalá, Valladolid y Granada. Estudió lenguas, como el castellano, el catalán, el francés, el inglés o el latín. Aprendió danza y música.

Físicamente, Catalina era de estatura mediana, con los ojos marrones y el pelo castaño-rojizo. Su piel era muy blanca y muy delicada. Tal vez su físico lo heredó de su bisabuela inglesa, hija del rey Enrique III de Inglaterra.



(pintura de Juan de Flandes, hacia 1496, atribuido a Catalina de Aragón)

Ante los problemas políticos acaecidos en 1488 con Francia, sus padres deciden casarla mediante un tratado “Tratado de Medina del Campo” con Arturo, príncipe de Gales. La ayuda militar de Inglaterra potenciaría a España frente a Francia, por lo tanto nos vemos ante un típico matrimonio por conveniencias políticas y de estado.


Su madre la envió el 17 de agosto de 1501 en un navío desde La Coruña hacia su nuevo destino, Inglaterra; pero el tiempo tormentoso de entonces, le hizo esperar entre el País Vasco y Cantabria, quedando hasta el 27 de septiembre en Laredo, desde donde zarpó hacia el puerto de Plymouth, llegando un mes después. Fue recibida por el obispo de Bath que actuaba en nombre de su futuro esposo. Se trasladó a Londres donde la familia real inglesa la esperaba.

Se casó con Arturo de Gales en la catedral de St. Pablo de Londres el 14 de noviembre de 1501. Entonces su esposo estaba ya muy enfermo y parece indicar que no avisaron a los reyes católicos de la enfermedad que estaba ya padeciendo el príncipe inglés.


Ante la indisposición de Arturo, Catalina le acompañó junto a la gran comitiva, al castillo de Ludlow en el condado de Shrosphire. Su esposo muere enfermo en este castillo el 2 de abril de 1502, dejando a Catalina sin amparo. Inglaterra quería enviar a Catalina de nuevo a España por lo que se negó el rey Fernando ·El Católico”. Un nuevo tratado tardaría en llegar y mientras la nueva princesa de Gales tuvo que hacer vida monacal. Siete años tardaría llegar la solución para ella. Un nuevo matrimonio con el hermano menor de Arturo, el futuro Enrique VIII.


Los esponsales se celebraron de forma más discreta con el nuevo príncipe de Gales, a pocos días de la coronación del futuro Enrique VIII de Inglaterra. El lugar elegido fue la capilla de Grey Friars el 11 de junio de 1509. Aunque dicen que en los primeros años de su matrimonio, fue una unión feliz, lo cierto es que Enrique no sabía ser fiel a Catalina, algo que crispaba a la nueva reina de Inglaterra, pero su carácter bondadoso, acomodado y discreto hizo que la reina se comportara como si aquellos deslices no le importara, al menos, hasta que llegó Ana Bolena.


Catalina había sido madre en 6 ocasiones, pero los bebes o nacían muertos o sobrevivían poco tiempo. El primero fue un niño que nació en 1510, llamado Enrique que murió al poco tiempo; el segundo fue un varón al que le pusieron por nombre, Enrique y que nació el 1 de enero de 1511 que murió antes de llegar a su tercer mes de vida . Al cabo de dos años nacería otro Enrique pero tampoco sobrevivió. En 1514 nació una niña a la que parece ser también nació muerta. El 18 de febrero de 1516 nació la única hija de Catalina que sobrevivió, la futura María I de Inglaterra, la última reina católica que tuvo Inglaterra. Ante un último intento por parte de Enrique, nacería en 1518 otra niña que parece que murió muerta, aunque algunos apuntan que simplemente fue un aborto sin explicar el genero del bebe.


Harto de la falta de heredero varón para el trono inglés, Enrique cada vez dejaba a Catalina más sola y buscaba en otras mujeres, aquello que por decisión divina o física se le había prohibido tener . Vivían prácticamente separados. Enrique encontró consuelo en sus quehaceres diarios, en la caza y en las fiestas cortesanas con muchas damas, mientras que Catalina cada vez se acogía al consuelo de la religión. Catalina escribía constantemente al emperador Carlos V en 1520, su sobrino, de los deseos de su esposo de divorciarse de ella e interpeló al joven rey de Castilla que intermediara para su bien y en su nombre al papa Clemente VII.


En 1527 Enrique VIII hizo patente su disgusto por su esposa y los problemas matrimoniales eran cada vez más constantes solicitó a Roma, al Papa Clemente VII, su anulación matrimonial. Entonces ya había aparecido en la vida del rey, Ana Bolena (Boleyn), cortesana de noble linaje que era muy joven. Pelirroja de ojos claros, encandilo al rey, tomándola en serio y no como cualquier otra cortesana. Así empezaron las conspiraciones entre ella y el monarca. Ana había decidido dejar el rey por otro cortesano que fuera capaz de casarse con ella a lo que Enrique VIII no quiso permitir. Entonces harto de aquella situación, escribió nuevamente al papa para que deshiciera aquel matrimonio. Roma al principio estaba de acuerdo, pero ante las protestas del emperador Carlos V y de Catalina de Aragón, Roma acabo negándole cualquier disolución matrimonial. El abogado inglés y arzobispo de Cork, Thomas Worsley (v1471-1530) fue el encargado de llevar el divorcio que con tanta ansia quería conseguir para sí, el rey. Pero todo intento de divorcio por parte de Worsley decayeron. Su simpatía empezó a menguar y se ganó el odio de Ana Bolena, la cual, ya se sentía reina de Inglaterra.

Worsley dejó el caso y dejó muchos de los cargos que el rey le había otorgado, viajando a York hasta el final de sus días. Worsley era un aférrido católico que no quiso que la historia cambiara por él, por su actuación ante un divorcio católico.


En 1531 Enrique VIII se casaría con Ana Bolena. Su divorcio con Catalina sería automático al casarse el rey con su nueva esposa. El arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer, bendijo aquella unión, pero tardó dos años en disolver por la nueva iglesia, la anglicana, el primer matrimonio y convalidar el segundo del rey. Roma, ante aquella falta de lealtad a la iglesia romana, le desvinculó excomulgándole y Enrique VIII se reconoció así mismo, en 1534, como el Jefe Supremo de la Fe Anglicana, la nueva religión de Inglaterra. Enrique aceptó que Catalina siguiera siendo la reina de Inglaterra, aún estando divorciados. La dejó vivir hasta el fin de sus días, por lo mucho que llegó a quererla.


En Inglaterra, se castigaba y se perseguía a todos los católicos y apremiaban a aquellos que seguían a la nueva. Catalina por su parte, fue enviada por orden real, al castillo de Kimbolton en el condado de Cambridgeshire, en abril de 1534, abandonando así Londres. Cayó muy enferma y murió en enero de 1536. Los muchos disgustos acaecidos con su esposo la decayó en una gran depresión.


Su entierro fue muy recordado en aquel condado. Fue enterrada como la princesa viuda de Arturo de Gales, en la catedral de Peterborough, entonces abadía, y junto a su sepultura, dos estandartes, uno el de sus padres y el otro de la casa de los Tudor, protegen la capilla donde descansa sus restos mortales. Enrique VIII decidió cerrar la catedral y expropiar tanto el edificio como muchos terrenos colindantes en 1539. Bandera de los Reyes Católicos. (Actualmente protege como entandarte su tumba)


Tiempo después a la muerte de Enrique VIII, el 28 de enero de 1547 y de su hijo Eduardo que solo reinó un breve periodo de tiempo, subiría al trono, María Tudor y Aragón-Trastamara de Castilla, como María I de Inglaterra.

María I haría volver la religión católica a una tierra en el que el anglicanismo era la única y verdadera religión de Inglaterra. Ana Bolena tan solo le pudo dar una hija sana a Enrique VIII, la futura Isabel I. Murió decapitada el mismo día en que el rey, ya cansado de ella, decidió casarse nuevamente.


¿Por qué el divorcio de Enrique VIII y Catalina de Aragón?

El rey inglés interpuso a Roma su demanda de divorcio apelando:



  1. Matrimonio entre cuñados.

  2. Falta de descendencia sana y sobre todo la falta de un heredero legal al trono.

  3. Depresión de la reina.

  4. Necesidad de volverse a casar para engendrar un hijo varón sano.


Si al principio el Papa Clemente VII veía un posible matrimonio, acabó negándole la deseosa separación, siendo muy presionado por la reina Catalina de Aragón y el emperador Carlos V.


El Nuevo Cisma:

Ante tales consecuencias, Enrique VIII decidió separarse de la religión católica y de Roma para siempre. El rey inglés obtuvo muchas presiones por parte de su amante.

Se separó de Roma en 1534 y se auto proclamó: Jefe supremo de la nueva iglesia de Inglaterra y la nueva religión la llamó: Anglicanismo. Eliminó toda relación con la anterior religión. Concibió que todos los pastores y hombres de su iglesia estuviesen casados y tuvieran descendencia. Que ningún rey de Inglaterra se volviera a casar con una católica, así como ningún miembro de su familia. El rechazo por venerar imágenes.


Europa vivía un foco de nuevas religiones como el calvanismo,el luteranismo, entre otras. Ramificaciones nacidas del catolicismo, pero con libertades que la católica no acepta, consideradas: Protestantismo.


Artículo dedicado a esta reina española. El equipo de phsitoria.net recomienda una visita a la catedral donde se hallan sus restos mortales y conocer los lugares donde vivió hasta el final de sus días. Para aquellos que no conozcan su figura y que no puedan viajar a Inglaterra, recomendamos la lectura de algún libro en relación a ella.


Para saber más:


LIBROS:

-Catalina de Aragón: Reina de Inglaterra- de Almudena de Arteaga

-Catalina de Aragón- de Luis de Ulargui.

- Las seis esposas de Enrique VIII (también en DVD) producido por la BBC.

- La princesa constante-

- Catalina de Aragón- de Garret Mattingly


WEBS EN RELACIÓN:

- http://www.peterborough-cathedral.org.uk/



- http://www.mercaba.org/DicEC/anglicanismo_y_ecumenismo.htm



-http://orbita.starmedia.com/catolicoanglicano/respuestas.html


PELICULA EN PREPARACIÓN:

- “The other Boley Girl” con la actriz española, Ana Torrent, que dará vida a la reina Catalina de Aragón. Con ella actuarán en la misma película: Scarlett Johanson y Natalie Portman. Dirigida por el británico, Justin Chadwick.





Publicado por: P.Argenter Leído 67.968 veces.

comentar noticia